Seleccionar página
Minoxidil para la caída del cabello

Minoxidil y caída del cabello: todo lo que debe saber

Si le preocupa la pérdida de pelo probablemente haya oído hablar del minoxidil. Se trata de un medicamento que se utiliza para estimular el crecimiento del cabello y, a su vez, frenar la caída del mismo. Es famoso por ser uno de los más efectivos orientados a este fin.

Antiguamente se suministraba vía oral, pero se observó que algunos pacientes experimentaban un crecimiento indeseado de vello corporal. Por ello, se pasó a una fórmula magistral enriquecida, en forma de solución hidroalcohólica para la aplicación tópica en casos de alopecia.

Este famoso medicamento va mucho más allá, por lo que hoy vamos a ver a fondo qué es y cómo funciona.

¿Qué es el minoxidil?

Es, junto con el finasteride, el único tratamiento recomendado por especialistas para combatir las primeras fases de la alopecia androgénica. Al ser un vasodilatador, estimula el torrente sanguíneo para que más nutrientes lleguen más rápido a los folículos pilosos.

Debido a este efecto vasodilatador, hace años se aplicaba de forma oral para tratar la hipertensión. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, durante esta fase se observó que los pacientes aumentaban su vello corporal. Este efecto colateral inspiró a los especialistas, que pensaron que el fármaco podría servir como un medicamento idóneo para estimular el crecimiento del cabello y frenar la caída del mismo.

En los años 80 se comercializó el minoxidil bajo el nombre de Rogaine y en forma de solución hidroalcohólica, orientado a la alopecia androgénica. Dado su éxito, actualmente se ofrecen diferentes lociones y fórmulas tópicas con concentraciones entre el 2% y el 5%, orientadas tanto a hombres como a mujeres.

¿Cómo funciona? Y más importante: ¿funciona?

¿Funciona el minoxidil?

Sí, funciona. Y esto se debe a la propiedad mencionada anteriormente del minoxidil, de ser un vasodilatador. 

El mismo provoca una apertura de los vasos capilares, lo que favorece el incremento del flujo sanguíneo hacia los folículos pilosos. Esto significa que ensancha estos capilares y, por lo tanto, ayuda a que el cabello esté mejor alimentado de nutrientes, ya que recibirá un mayor número y también los recibirá más rápido.

También se ha comprobado que este medicamento estimula el crecimiento de queratinocitos en algunos pacientes, células del folículo piloso que producen queratina, muy importante para la salud del cabello. 

Por lo tanto, se puede concluir que es un fármaco muy recomendable para combatir la alopecia, sobre todo en sus primeras fases.

¿Cómo se aplica?

El minoxidil debe empezar a administrarse solo bajo recomendación médica. Para utilizarlo correctamente deben seguirse estos consejos: 

  1. Extienda la loción en el cuero cabelludo. Éste deberá estar limpio y seco. El tratamiento debe empapar la raíz, por lo que si se aplica en spray debe apoyarse en la piel, no rociarse como un perfume. Espárzalo en la zona del cuero cabelludo que está siendo afectada.
  2. Masajee la zona suavemente durante unos segundos para mejorar la penetración. Durante este masaje no debe apretar con fuerza, sino que debe limitarse a hacerlo suavemente durante menos de un minuto.
  3. Al finalizar la aplicación, lávese las manos con abundante agua. Guarde el medicamento en un lugar seco y alejado de la luz solar. No lo conserve a temperaturas superiores a los 30 ºC.

Algunas otras cuestiones a tener en consideración son: 

  • El tratamiento se realizará una vez al día, aunque conviene que el médico o un dermatólogo sea quien delimite este uso en cada paciente.
  • Al inicio del tratamiento es posible que se irrite un poco la piel del cuero cabelludo, especialmente si el paciente padece dermatitis seborreica. Por ello se recomienda combinarlo con el uso de un champú hidratante. Tenga en cuenta que no debe lavarse el pelo al menos durante cuatro horas después de la aplicación.
  • Sea paciente. La medicación suele presentar sus efectos entre 12 y 18 meses después de su inicio. Utilícelo de manera regular, convirtiéndolo en parte de su rutina.
  • No interrumpa su utilización de forma brusca. Si por algún motivo desea suspenderlo, disminuya la frecuencia de aplicación poco a poco. 

¿Es el minoxidil para mujeres también?

El minoxidil es también para mujeres

Por supuesto. A diferencia del Finasteride, está orientado a todas aquellas personas que padezcan alopecia androgénica y caída del cabello, sean hombres o mujeres. Lo que hay que tener en cuenta en estos casos es la concentración del fármaco, que se suministra con una concentración de entre el 2% y el 5%. 

Habitualmente, se recomienda el 5% a los hombres y un 3% a las mujeres. Esto es así para evitar hirsutismo, que es la aparición de vello facial, algo que ocurre en un 10% de los casos. Para asegurarse cuál es la dosis recomendada es primordial visitar un especialista que le guíe en la utilización de este fármaco.  

Minoxidil: efectos secundarios

Esta medicina presenta algunos efectos secundarios, pero la mayoría solo afectan a unos pocos pacientes y otros pueden evitarse con una aplicación correcta del fármaco:

  • Puede causar hirsutismo, que es la aparición de vello facial en la cara. Suele afectar sobre todo a las mujeres, de ahí que muchas opten por utilizar la concentración del 2%. Sin embargo, los casos son pocos.
  • Otro conocido efecto secundario del minoxidil es el efecto shedding, que consiste en la pérdida parcial del cabello regenerado a los dos o tres meses de iniciarse el tratamiento. Aunque parezca grave, esta caída es normal y necesaria, ya que el pelo regenerado (más débil) deja paso a otro más fuerte.
  • Interrumpir el tratamiento bruscamente puede suponer la pérdida total del cabello conservado. No solo se vuelve al punto de partida, sino que también se puede caer el pelo regenerado gracias al fármaco.
  • Otros efectos secundarios menos comunes son el aumento de peso, dolor de pecho o aceleración del ritmo cardíaco, hinchazón en las extremidades, alergia, inflamación local, zumbido de oídos, visión nublada, desmayos o mareos. 

El minoxidil no es milagroso…

Trasplante capilar: solución la alopecia

Si bien el fármaco en cuestión es, como hemos mencionado, uno de los medicamentos más eficaces a la hora de frenar la caída del cabello, no hace milagros. Se recomienda su uso en las primeras fases de la alopecia androgénica precisamente porque no la cura, solo la retrasa

El minoxidil es eficaz, sobre todo, cuando hace poco tiempo que sucede la caída del cabello y en personas menores de 40 años. En el caso de una caída del cabello prolongada en el tiempo y de entradas antiguas, es difícil conseguir una regeneración efectiva, ya que solo previene la caída y promueve el crecimiento del cabello debilitado. 

Por otro lado, el minoxidil puede recomendarse como un complemento tras un injerto capilar FUE, para promover el crecimiento fuerte de los nuevos cabellos, y evitar la caída de aquellos que no fueron trasplantados.

En el caso de que usted quiera solucionar un problema de alopecia androgénica, ocultar entradas antiguas o por ejemplo corregir cicatrices, consulte con un especialista. Quizá la solución más adecuada en estas situaciones sea un trasplante de cabello. Éste supone una breve y fácil cirugía gracias a la cual podrá recuperar cabello en aquellas zonas afectadas por la alopecia.

Compartir este artículo ahora