Seleccionar página
Caída de pelo por estrés en situaciones laborales, familiares, económicas

Caída de pelo por estrés: alopecia nerviosa

La salud de su cabello está relacionada con su estado de ánimo. Además de una buena alimentación, un descanso físico y el fortalecimiento del cuero cabelludo, la condición emocional tiene una gran influencia en un cabello fuerte y recio, o débil y vulnerable. Por eso, cuando el ánimo decae y usted se enfrenta a situaciones de ansiedad, puede sufrir caída de pelo por estrés.

Este tipo de caída capilar sucede cuando una situación de ansiedad o angustia supera a una persona, generando como consecuencia una pérdida del cabello relacionada directamente a este aspecto. Nos preguntamos, ¿cuánto dura la alopecia por estrés? ¿El cabello vuelve a crecer? Se lo contamos a continuación.

Estrés y caída del pelo en tiempos actuales

La alopecia nerviosa se da en situaciones de fuerte estrés o ansiedad

El estrés es algo con lo que se lidia día a día, sobre todo en la sociedad actual. El trabajo, la conciliación de la vida laboral y familiar, las prisas, la falta de tiempo, los atascos, el comportamiento de algunas personas… Todos ellos son factores que propician la aparición del estrés.

Cada persona reacciona de una forma distinta: experimenta cambios en sus patrones de alimentación o sueño, le resulta difícil concentrarse, se agravan posibles problemas físicos o de salud mental… Y no es de extrañar que usted, al igual que muchos otros, pueda experimentar caída de pelo por estrés.

Consecuencias físicas del estrés

Hemos normalizado tanto el estrés que no nos hemos dado cuenta de cómo afecta a nuestra salud. Ante la aparición de sus síntomas, usted puede pensar que se trata de alguna enfermedad pasajera o un sentimiento fugaz. Por eso es importante que sepa cómo detectar el estrés, para tratarlo antes de que se convierta en la causa de diferentes problemas de salud mental y física.

El estrés tiene una gran cantidad de síntomas que afectan tanto al cuerpo, como al estado de ánimo y al comportamiento. Puede llegar a penetrar en sus sentimientos y pensamientos, transformando por completo su forma de ser. Algunos de los síntomas más comunes son los siguientes:

  • En el cuerpo: dolor de cabeza, tensión o dolor muscular, dolor en el pecho, fatiga, cambio en el deseo sexual, malestar estomacal, problemas de sueño y caída del cabello.
  • En su estado de ánimo: ansiedad, inquietud, falta de motivación o enfoque, irritabilidad, enojo, sentirse abrumado y tristeza constante.
  • Y en el comportamiento: consumo de comida en exceso o por debajo de lo normal, arrebatos de ira, drogadicción o alcoholismo, consumo de tabaco, aislamiento social, menor productividad, tricotilomanía (arrancarse el pelo compulsivamente) y menor práctica de ejercicio.

Si no se controla, el estrés puede llevar a sufrir enfermedades y trastornos graves, como ansiedad, depresión, presión arterial alta, enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes. Pero uno de los síntomas más comunes y que puede llegar a afectar a su autoestima es la caída del cabello.

Alopecia por estrés: cómo éste afecta al cabello

Hombre en consulta por alopecia por estrés

El tipo de caída de cabello que deriva del estrés se llama efluvio telógeno, también conocido como shock loss o, en su denominación más común, alopecia nerviosa.

El folículo piloso tiene su propio ciclo vital, que se caracteriza por una fase de crecimiento, una de reposo y una de expulsión. El estrés altera este ciclo y altera el porcentaje de pelos que se encuentran en la fase de crecimiento, situándolos en la fase de reposo.

Como consecuencia el pelo se cae, creando que algunas zonas del cuello cabelludo clareen y la pérdida de cabello sea evidente.

Alopecia areata vs. nerviosa

Se tiende a confundir la caída de cabello por estrés o ansiedad con la alopecia areata, cuando se trata de dos patologías sumamente diferentes.

La alopecia nerviosa puede deberse a muchas causas: un descuido en la alimentación, una dieta pobre en minerales y vitaminas, falta de hierro, incluso la menstruación. Pero, entre todas esas causas, el estrés y la ansiedad ocupan los primeros puestos, ya que propician una intensa caída del cabello de forma temporal.

Además, suele durar unos meses, sobre todo mientras el problema de ansiedad y estrés está presente. Sin embargo, una vez se ha superado dicha situación, el cabello vuelve a nacer sin problemas.

Por su parte, la alopecia areata supone una pérdida del pelo en una zona muy focalizada del cuerpo, generalmente en áreas redondeadas y de pequeño tamaño en el cuero cabelludo o la barba. Se considera de origen multifactorial, y es muy común que aparezca en aquellas personas que tienen antecedentes familiares, por lo que se considera que existe cierta predisposición genética.

Así pues, mientras la alopecia areata suele aparecer en un número reducido de individuos, la nerviosa es mucho más común, ya que el estrés puede desatarla con facilidad. 

¿Cuánto dura la alopecia por estrés? ¿Vuelve a crecer el pelo?

Aunque la caída de pelo por estrés pueda parecer traumática, la realidad es que no supone un daño irreversible en el cuero cabelludo. De hecho, no tiene por qué provocar la caída permanente del pelo ni calvicie. Es más habitual que esto suceda en casos de alopecia areata, ya que existe un proceso inflamatorio subyacente.

El efluvio telógeno suele producirse a lo largo de los primeros tres meses tras el suceso estresante. De hecho, y por lo general, la caída del pelo es síntoma de que está creciendo pelo nuevo en la zona, que podría verse de forma clara de tres a seis meses tras la caída.

 Por lo tanto, una vez superada la situación estresante, el pelo vuelve a crecer sin problema. 

Entonces, ¿cómo tratar o evitar la alopecia nerviosa?

Combatir la ansiedad es el primer paso para evitar la caída de pelo por estrés

Para evitar que esta afección se de en un primer momento, debe saber cómo combatir el estrés. Para ello, no dude en recurrir a técnicas de relajación, hobbies que le hagan sentir bien y ayuda profesional de ser necesario.

También es importante que siga una dieta sana y equilibrada. Una buena alimentación y una rutina de sueño reparadora cuidan la salud física y el estado de ánimo, lo que ayuda a fortalecer el cabello y evitar la pérdida capilar nerviosa.Sin embargo, si se encuentra en una situación estresante que le está haciendo perder mucho pelo, puede consultarnos sin compromiso. Nosotros evaluaremos su situación y, le recomendaremos un tratamiento capilar que se ajuste a sus necesidades y a la situación que pueda estar generando la caída de pelo por estrés. No dude que le acompañaremos durante este viaje de recuperación y le ayudaremos a volver a sentirse bien consigo mismo.

Compartir este artículo ahora